Techos Radiantes aplicados a la climatización de piscinas

165

Ya utilizado en otros ámbitos como naves industriales, gimnasios, centros deportivos o locales con techos elevados, los techos radiantes están comenzando a ser introducidos como alternativa a la hora de climatizar piscinas cubiertas, fundamentalmente públicas.

Detalle Techo Radiante de Rehau
Detalle Techo Radiante de Rehau

No se trata de un sistema súper novedoso ya que su uso se produce desde hace más de 50 años en zonas como Alemania o Países Bajos, aunque sí lo es su aplicación en piscinas cubiertas.

El principio de funcionamiento es diferente al habitual de otros sistemas basados en la convección o calentamiento del ambiente (se utiliza el aire como medio de transmisión del calor). En el caso del techo radiante, el calor se basa en la radiación, de modo que lo que calentamos no es el espacio, sino directamente el objeto o persona que recibe el efecto de la radiación por infrarrojos.

Lógicamente, cuanto mayor es la superficie emisora (superficie de techo) mayor es la radiación.

La principal característica de este sistema es la de evitar la llamada estratificación, en la cual se produce una acumulación de calor en las partes altas (techo), habitual en los sistemas de convección.

Otra ventaja muy a tener en cuenta, es la posibilidad de su instalación, casi en cualquier caso, ya sea en el momento de la construcción del espacio o a posteriori, no como otros sistemas que implicarían obras añadidas, de ser instaladas posteriormente. De este modo, su instalación supone una obra civil mínima, existiendo incluso modelos de paneles, dependiendo del fabricante, fácilmente adaptables en superficies de falso techo.

Está calculado que el uso de techos radiantes puede suponer ahorros de energía cercanos al 50% en relación a otros sistemas existentes en el mercado.

Su uso en piscinas, está más planteado para piscinas de grandes dimensiones, generalmente públicas, en las que la altura al techo sea bastante elevada y preferiblemente no acristaladas, puesto que los paneles cubren la totalidad de la superficie, de modo que de ser una cubierta acristalada, se evitaría el paso de la luz natural.

Además, su uso no evita la necesidad de deshumidificación, ya que este sistema puede conllevar condensación.

En definitiva, se trata de un sistema barato (alta reducción de consumos), sano (no reseca el ambiente), uniforme (temperatura homogénea) eficiente y seguro, muy planteable a la hora de climatizar este tipo de piscinas.

¿DÓNDE COMPRAR?

Poolaria